Niño no hables con desconocidos

Primer mandamiento de las madres, y el más confuso de todos. Para empezar ¿qué es un desconocido? ¿dónde está el límite? ¿esa tía que solo ves por Navidad con una musculatura superior a la de la mujer media es una desconocida? Esperemos que sí…

Y digo “esperemos” porque la esperanza es lo último que se pierde -a no ser que seas estudiante de ingeniería informática. Ya haré una entrada sobre el tema-  y aún así probablemente la acabe encontrando tu madre en algún abrigo.

Como dijo es su día Albert Hauper: “Ponga un desconocido en su vida. Ponga una vida en su vida.”. Amén hermano (era de raza negra como yo).

Pues nada, con la rebeldía de un joven y la desfachatez de un político abro este blocgk con el deseo de que conozcáis a un desconocido… Pasando a ser así un conocido, perdiendo así un desconocido… Todo muy confuso.

No mires mamá.

 

@Giusepedipaolo

Anuncios
Etiquetado

3 pensamientos en “Niño no hables con desconocidos

  1. rodri dice:

    este blog mola lo que no está en los escritos, me da verguenza enseñar el mio despues de esto! ajajjajaj

  2. Sandra. dice:

    Increíble la entrada.. Tiene su parte de realismo con una pequeña dosis de humor. Genial, me ha encantado la verdad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: