Buenos Días Princesa.

El cuenta kilómetros marcaba 140km/h, el Cadillac descapotable iba como la seda sobre aquella carretera estatal de Rhode Island alejada del bullicio de la ciudad. El horizonte estaba despejado de nubes mientras el Sol calentaba los asientos de cuero. Sonaba por la radio Ain’t That A Shame de Fats Domino. Yo no podía evitar seguir la canción con los labios. Incluso arrancándome en un alocado baile con el compás de las mágicas manos de FatD.  Al lado la mujer de mi vida descansaba con la melena al viento. Muchos habían tratado de separarnos, pero al final había triunfado el amor.

Pronto llegaríamos a la frontera con el Estado de Nueva York, y si todo iba bien, a la mañana siguiente amaneceríamos finalmente en Canadá, donde por fin seríamos libres. Atrás quedarían los días donde mi familia me había separado una y otra vez de mi amada. “No puedes casarte con esa anciana” decían los más tradicionales y religiosos. ¿Quién hablaba de casarse? Nosotros solo queríamos poder disfrutar de la compañía, de la soledad de estar juntos, de la juventud que aún nos quedaba en los huesos (atrás también quedaría la maldita policía estadounidense que nos llevaba persiguiendo desde hacía algún kilómetro).

Aunque ambos estábamos profundamente enamorados, ella se había mostrado un poco reticente a la hora de emprender el viaje que nos liberaría. Quizá porque su cuerpo ya no estaba para esos trotes, o porque -como había dicho ella- “¡no te conozco de nada! ¡puto loco déjame en paz!”. Aaayy Jennifer (o Jenny como me gustaba llamarla ami) siempre tan bromista. Llevaba el humor hasta tal punto que la tuve que “tranquilizar con el perfume del amor” para que los guardias del centro geriátrico no se alterasen mientras me la llevaba en su silla de ruedas. “El perfume del amor” es la manera poética que utilizamos Jenny y yo para referirnos al cloroformo mientras jugamos a nuestras cosas.

Mientras mi mente viajaba al inminente futuro que nos aguardaba, Jenny empezó a desperezarse en el asiento del copiloto. “Buenos días princesa”.

Por @GiusepeDiPaolo

Anuncios
Etiquetado , , ,
A %d blogueros les gusta esto: