El Que Calla Otorga.

Por @Manugomez94

Su corte de pelo le definía totalmente, era gilipollas. Sin ninguna duda, sus padres eran hermanos. Se trataba de un chiquillo con algún problema serio de sensibilidad mental. Se frotaba los mofletes -como si de un elefante se tratase- hacia atrás y hacia delante. Resumiendo: además de parecer gilipollas lo era.

Incluso llegó un momento en que no se sabía si te estaba mirando a ti o al de al lado. Su bizca mirada le había vuelto a jugar una mala pasada.

Se subió al bus despreocupado, sin saber que en ese mismo momento su vida iba a dar un vuelco. El autobús tomó carretera y, de repente, como si de un tsunami se tratase, el bus volcó.

En ese momento, nervioso como un felino enjaulado, comenzó a gritar “¡Bomba, bomba!”. El conductor ante la preocupación de los presentes preguntó “¿Chaval, tu eres gilipollas?”. El chaval enmudeció. Se quedó como se queda un salmón recién pescado. grisáceo  tenue, lúgubre… y es que, como bien dicen los argentinos: “el que calla otorga”.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

2 pensamientos en “El Que Calla Otorga.

  1. Anónimo dice:

    iba a dejar un comentario pero me ha dado pereza

  2. Anónimo dice:

    pesimo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: