Archivo de la etiqueta: Arte

El ARTE, LOS GOYA Y LA POLÍTICA (o El Bueno, el Feo y el Malo)

eva hache goya
Por @silviaavc

El pasado domingo no encontré mejor cosa que hacer que tragarme los Goya, esa gala que tiene lugar cada año y donde en teoría (énfasis en “en teoría”) se celebra con premios el cine español. Si, el cine, esa cosa que desde un principio y muy cursimente quiero dejar claro que considero un arte. Quizás llamar arte a algo que recoge más características de industria que de otra cosa sea algo bastante ingenuo, pero me la suda.

Presenciar desde la página Web de RTVE semejante espectáculo (me ahorraré otros posibles adjetivos) causó que resurgiesen en mi ciertos sentimientos hacia cosas que siempre me han tocado las narices, pero que hoy siento especial necesidad de expresar.

Primeramente; queridos actores, directores, productores, guionistas, y demás personas imprescindibles en la realización de una película; BINGO! Si! Estamos en crisis!! Vale! Se sabe! Lo sabemos los que afortunadamente lo notamos menos y lo sabéis los que lo notáis más, pero basta enserio, nos queda claro a todos día a día.

Si algo destacó de la gala, fue la poca gracia de Eva Hache y el uso del Hotel Auditorium como plataforma política. Y yo me preguntó, (y de verdad que ya sin sarcasmos),¿no se supone que sois todos tan artistas? ¿no respetáis y valoráis vuestra profesión lo suficiente como para dejar la mierda española de lado por una noche? ¿ósea que sois lo suficientemente bohemios como para no poneros un esmoquin (o aparecer con uno verde) pero no para situar al arte por encima de la política?
No me voy a meter en cuestiones de economía, subidas del IVA o dinero porque no me considero cualificada para ello. Tampoco soy quien para decirle a alguien en que momento quejarse o sobre que reivindicar; la situación es la que es y las razones para hacerlo están ahí. Sin embargo, lo que si que voy a defender es que una noche donde supuestamente se celebra el trabajo artístico de tanta gente no es el mejor momento.
Que José Corbacho eligiese los segundos antes de que se anunciase el Goya a Mejor Actriz Revelación, para hacer una bromita sin gracia sobre los recortes, me pareció una absoluta falta de respeto. Dudo mucho que a cualquiera de las nominadas les importase una mierda el dinero en ese momento y el señor Corbacho debería haber cerrado el pico.

Total, que la gala continuó con más de lo mismo y de repente ya se estaba acabando mientras Eva Hache hacía más bromas sin gracia (de verdad que mujer, que intento tan torpe y fallido de imitar al gran Ricky Gervais). A pesar todas las contradictorias opiniones que de repente atormentaban a mi joven mente, decidí que mejor no darle muchas vueltas, pero me fui muy decepcionada a la cama. Recórcholis, la gala había empezado bien, con una alfombra roja generalmente más cargada de preguntas sobre el trabajo que sobre los jodidos vestidos (Hollywood toma nota de esto por Dios) y películas como “Lo Imposible” y “Blancanieves” me habían hecho recuperar la fe en ciertos aspectos de nuestro cine. Pero nada, ambas la abundancia de poco gusto y la ausencia del saber estar lo habían mandado todo a la mierda. Reitero, se que no faltan motivos, se que somos españoles y que nos gusta liarla, pero ciertas cosas se vuelven vulgares en exceso.

Ahora bien, mi historia no acaba aquí. Voy a fardar de intelectual y deciros que como vivo en Inglaterra acostumbro a meterme en las webs de los periódicos para ver que se cuece por mi (no siempre) añorado país. Como era de esperar, los titulares que se referían a los Goya también hablaban de política. No les culpo.

Nada llamó demasiado mi atención hasta que llegué a la sección de comentarios (una sección a veces seria, otras muy cómica y por lo general mi favorita en cualquier pagina web). La gente se metía mucho con el señor Bardem y su esposa la señora Cruz, nuestras dos joyitas más “international”.
Supongo que hay razones hasta decir basta. Con el primero porque es tan buen actor como hipócrita. Y con ella porque directamente pasa de España y no va a los Goya con la excusa de que esta embarazada (yo dejo caer que a los Oscars se presentó encantada estando de ocho meses y sin nominación).
Vale sí, Javier Bardem es un comunista forrado que encima no paga sus impuestos en España, Penélope Cruz ganó un Oscar por diez minutos en pantalla y desde entonces no pisa la Península, y sí, los dos son muy de izquierdas pero tuvieron a su hijo en un hospital para millonarios hollywoodienses. Todo esto son verdades más que criticables, pero fue leer cosas del estilo “es que estos dos renuncian de España pirándose fuera en vez de quedarse y ayudar a su país” las que ya me hicieron saltar. Gente que les criticaba con un tonito muy “se lo deben a España”.

Si no te has aburrido y sigues leyendo esto, creo que te habrá quedado claro que me gusta el cine y soy una gran e inocente defensora del arte por el arte. Me gusta el cine, me gusta el teatro y me gusta actuar. Y si en un futuro, tras una alineación de planetas se cumpliese lo imposible y yo llegase a ser actriz, ole los huevos del que se atreviese a criticarme por darle la espalda a un país que artísticamente nunca me ha aportado nada. Y con esto me refiero a su sistema educativo (tema en el que no entraré a fondo porque los que me conocen saben que si empiezo con eso ya no paro).
Al grano: yo descubrí lo mucho que disfrutaba haciendo el imbécil en un escenario porque tuve la suerte de ir a un colegio inglés donde “Teatro” era una asignatura, con nota y todo, como las maravillosas ciencias o las matemáticas. Tuve la suerte de que dentro de lo que cabe (tampoco me gusta demasiado elogiar a mi ex-colegio en este aspecto) me tope con la oportunidad de descubrir algo que me apasionó y que poco a poco me fui tomando más en serio. Tuve la suerte de que mis padres pudieron ofrecerme una educación anglosajona, apostaron por ella y a mi me salió la jugada de lujo.

Concluyendo y en resumen; para mi todo esto desemboca en la poca importancia que se le da al arte (mi tema favorito por excelencia y mi opinión cliché preferida).
No digo que esto sea un problema predominante solo en España, pero lo es desde luego en su sistema educativo. Me niego a enrollarme con ejemplos de lo poco valorado que esta el arte en el ámbito de la educación, porque con que penséis en vuestras asignaturas de bachillerato o en la carrera que os “sugirieron” que hicieseis vuestros padres a la mayoría os basta.
Gran parte de la educación artística en un país la maneja su política, y por tanto, los artistas a este país le deben muy poco. Sin embargo, esto no es razón para que esos mismos artistas hagan que un español que enciende la televisión un Domingo por la noche, se vea obligado a agradecer que lo que se acaba de tragar no se retransmite internacionalmente.

Si tanto políticos como artistas continúan limpiándose el trasero con el arte, el arte seguirá flotando en el retrete.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,